The Importance of Bedtimes for Children

By Serfronya Wallace

 

Every child needs to have a set bedtime every night. This is for the betterment of the children and the peace of mind of their caretakers. When children are regularly permitted to go to bed late or have no bedtime at all, the entire family suffers. These children are often tired and that reflects in their attitudes, behavior and school work.

 

It is startling to find out how much sleep children actually need to be well rested. The following is a good guideline to follow to make sure your child receives adequate rest:

 

  • Toddlers: 12 – 14 hours
  • Preschoolers: 11 – 13 hours
  • School Aged Children (through age 12): 10 – 11 hours

 

According to the National Sleep Foundation, most children do not get these amounts of sleep during a 24 hour period.

 

The actual time that children go to bed can vary from 7 pm – 10:30 pm. There is no set rule as to what time is best for what age. If you notice that your child still seems tired or cranky during the day then try moving the bedtime up. Likewise, if you put him down for bed and the child is just laying there unable to sleep for long periods of time then perhaps the bedtime needs to be later. The most important thing is that the child is well rested.

 

Adhering to a bedtime will benefit your kids. If their behavior is less than stellar the majority of the time then this may be due to lack of sleep. Tired children are more prone to acting out. As a parent, this means dealing with more tantrums and disciplinary issues.

In general, children’s conduct is better when they are well rested.

 

And getting enough sleep can improve how they function in school.  It is extremely difficult for a disciplined adult to function well during the day when they are tired. How much more true is this for our children? Lack of attention, poor test performance, and falling asleep in class can often be traced back to poor sleeping habits.

 

Also, having children up at all hours of the night can put a strain on your marital relationship. Maybe you feel that between work and parenting there isn’t enough time leftover with your spouse. Or perhaps moments for intimacy are rare. Putting kids to bed at a reasonable time will create more occasions for closeness with your mate.

 

So, start a nighttime routine and be consistent with it. For example, have the child put on his pajamas, wash his face, brush his teeth, read a quick bedtime story, say his prayers and kiss everyone in the house goodnight, and then lay down. After a few nights, the child will know this means it’s time to go to bed he will be less likely to protest.

 

Of course setting a bedtime may prove to be easier than actually enforcing it. Your child may resent having this new boundary, especially if he is used to staying up as long as he wants. So don’t be surprised if this new schedule is met with resistance. Just help the child adhere to bedtime rituals and in a very short time his body and attitude will adjust to the change.

 

 

 

La importancia de horas de acostarse para niños
Serfronya Wallace

Cada niño tiene que tener una hora de acostarse del juego cada noche. Esto es para la mejoría de los niños y la tranquilidad de ánimo de sus conserjes. Cuando a los niños les permiten con regularidad acostarse tarde o no tener hora de acostarse en absoluto, la familia entera sufre. Estos niños a menudo son cansados y esto reflexiona en sus actitudes, comportamiento y trabajo escolar.

Es alarmante para averiguar cuánto tienen que descansar bien a niños del sueño realmente. Lo siguiente es una pauta buena para seguir para asegurarse que su hijo recibe el resto adecuado:

Niños: 12 – 14 horas
Alumnos preescolares: 11 – 13 horas
Escuela de Edad de Niños (a través de edad 12): 10 – 11 horas

Según la Fundación del Sueño Nacional, la mayor parte de niños no consiguen estas cantidades del sueño durante un período de 24 horas.

El tiempo actual que los niños se acuestan puede variar a partir de las 19:00 – 22:30. No hay regla definida en cuanto a a que hora es el mejor para que edad. Si nota que su hijo todavía parece cansado o excéntrico durante el día entonces tratan de subir la hora de acostarse. Igualmente, si le deja para la cama y el niño pone sólo allí incapaz de dormir durante períodos de tiempo largos entonces quizás la hora de acostarse tiene que ser más tarde. La cosa más importante consiste en que descansan bien al niño.

La adhesión a una hora de acostarse beneficiará a sus niños. Si su comportamiento es menos que estelar la mayoría del tiempo entonces esto puede ser debido a la carencia del sueño. Los niños cansados son más propensos a la representación. Como un padre, esto significa tratar con más rabietas y cuestiones disciplinarias.
En general, la conducta de niños es mejor cuando los descansan bien.

Y la adquisición de bastante sueño puede mejorar cómo funcionan en la escuela. Es muy difícil para un adulto disciplinado funcionar bien durante el día cuando son cansados. ¿Cuánto más verdadero es esto para nuestros hijos? La carencia de la atención, realización de prueba pobre, y durmiéndose en la clase a menudo puede ser remontada a hábitos durmientes pobres.

También, tener niños a todas las horas de la noche puede poner una tensión sobre su relación matrimonial. Tal vez siente que entre trabajo y crianza de los hijos allí no es sobrante de bastante tiempo con su cónyuge. O quizás los momentos para la intimidad son raros. Acostar a niños en un tiempo razonable creará más ocasiones para la proximidad con su compañero.

De este modo, comience una rutina nocturna y sea consecuente con ella. Por ejemplo, haga poner al niño su pijama, lave su cara, cepille sus dientes, lea una historia de la hora de acostarse rápida, diga sus rezos y bese a cada uno en la casa buenas noches, y luego pose. Después de unas noches, el niño sabrá que esto significa que es tiempo de acostarse con menor probabilidad protestará.

Por supuesto el ajuste de una hora de acostarse puede resultar ser más fácil que hacerlo cumplir realmente. Su hijo se puede ofender por tener este nuevo límite, sobre todo si está acostumbrado a la permanencia mientras quiere. Así no esté sorprendido si este nuevo horario es encontrado con la resistencia. Sólo ayude al niño a adherirse a rituales de la hora de acostarse y en un muy poco tiempo su cuerpo y actitud se adaptarán al cambio.